Nota Medialog

Gilberto Vergara, Párroco de Aguililla.- "Las cosas en Aguililla desde que llegué han estado mal, pero últimamente ha sido un declive en temas de seguridad"

López Dóriga
con Joaquín López Dóriga

NOTICIERO del 3 may 2021, de 13:30 a 15:30

Tele Fórmula
(IZZI-121)

Difusión:
Hora:
3 may 2021,
14:54:54
Duración: 00:13:45
Entrevista telefónica

Transcripción:

JOAQUÍN LÓPEZ DÓRIGA.-Yo le aprecio mucho al Padre Gilberto Vergara, Párroco de Aguililla, esta comunidad michoacana, dejada... no quiero decir de la mano de Dios porque Padre Vergara afortunadamente usted está ahí.

Me da mucho gusto saludarlo y le aprecio mucho que me haya aceptado esta llamada.

¿Cómo está padre? buenas tardes.

GILBERTO VERGARA.- Muy bien gracias a Dios aquí tranquilos un poco.

JOAQUÍN LÓPEZ DÓRIGA.-Un poco verdad Padre.

¿Cuánto tiempo lleva usted de Párroco en Aguililla?

GILBERTO VERGARA.- Llevo pasado de dos años.

JOAQUÍN LÓPEZ DÓRIGA.-Y ha sido, perdón que se lo diga a usted que es sacerdote, ha sido un infierno ¿no?

GILBERTO VERGARA.- Fíjate que las cosas desde el principio que yo llegué ya estaban mal por toda la situación de los conflictos ante grupos y demás pero por lo menos teníamos más garantías, y últimamente ha sido como un declive, como un descender a los círculos del infierno de Dante, una cosa así.

JOAQUÍN LÓPEZ DÓRIGA.- Ahí no hay ley, no hay gobierno, no hay estado no hay federación Padre Vergara.

GILBERTO VERGARA.- Pues mira, dicen que sí y de hecho nuestro anterior obispo ya hace tiempo había señalado precisamente la falta de gobernabilidad, y parece que ofendió a muchas gentes, pero pues nada cambió porque pues a lo mejor de Yure, sí hay estado pero de hecho parece que no, y más porque el mismo gobierno ha tenido que salir a dar la cara y decir que Aguililla y otras regiones de Michoacán, están en manos del crimen organizado y eso es como una manifestación ya pública de la... pues no sé si de la ineptitud o de la indolencia o de ambas cosas juntas.

JOAQUÍN LÓPEZ DÓRIGA.-De todo, Padre Vergara y de la rendición de la plaza también por parte del estado mexicano.

GILBERTO VERGARA.- Fíjate que en estas circunstancias ya nosotros no sabemos si a veces esta falta de presencia acusa no solamente una falta de proyecto, falta de ganas de gobernar o hasta complicidad. A veces nosotros aquí gente de a pie nos pareciera como que son demasiadas cosas las que están ocurriendo para que el estado no tome una parte activa en esta situación y parece que nos hayan dejado en el olvido.

Habría que decir que últimamente pues mira, han cambiado algunas cosas y eso es bueno, pero nuestro temor ahora es que solamente sea por un tiempo, por un momento mientras están los ojos volteando hacia nosotros y después nos dejen nuevamente en este olvido que nos va a dejar peor que antes, porque si bien antes ya estábamos acostumbrados a ciertas cosas, ahora con tanto movimiento, tanto cambio y tantos callos pisados vas a ver como nos puede ir, así es que esperemos que no nos olviden y que lo que iniciaron ahora lo continúen.

JOAQUÍN LÓPEZ DÓRIGA.-Por lo menos nosotros los tenemos muy presentes Padre, jamás los hemos olvidados, yo hablé con el Nuncio Coppola después de la visita a Aguililla que fue pues, fue pues como un reencuentro ¿no? por un instante, por un día que hubo alguien en quien creer Padre Vergara.

Fíjate que sí, nos hacia falta muchísimo eso, primero desde la fe ver esta mirada desde el Nuncio y lo sentimos como una mirada papal, y además como una caricia de Dios para tanto sufrimiento.

Para nosotros fue como un momento hermoso de abrazo y lo necesitábamos, pero también pues el sentir que quien debería protegernos y abrazarnos y de tenernos siempre en cuenta pareciera como que alguien extranjero tiene que venir a recordarles sus obligaciones.

Sabemos que fue una visita pastoral, sabemos que fue una visita de fe, pero también sabemos lo que conlleva y lo que dice y lo que denuncia y lo que está exponiendo.

JOAQUÍN LÓPEZ DÓRIGA.-Y además como me dijo a mí, para visibilizar Aguililla.

GILBERTO VERGARA.- Cierto, o que pareciera el que nos estaban viendo, nos veían sin ver y pareciera como que veían otras cosas entonces a nosotros nos ofendió mucho cuando el patrón salió a decir que las escenas que estaban circulando en internet no eran de Aguililla, que eran de otra parte por allá lejana en Jalisco, porque entonces dijimos "bueno, se supone que nosotros estamos equivocados, no estamos viviendo donde sabemos" y el gobierno vive donde ellos se imagina porque pareciera como que hay dos realidades que no concuerdan y el gobierno parece que está mirando cosas que no existen, que ellos quisieran que existieran o que quisieran convencernos de que nosotros no estamos padeciendo lo que nos está doliendo y eso es grave.

JOAQUÍN LÓPEZ DÓRIGA.-Eso es gravísimo porque habla de la indolencia exactamente, pero también de la distancia y también de la arrogancia.

¿Cuándo fue que publicaron estos videos de lo que estaba pasando en Aguililla y quién fue el que dijo que no era de Michoacán, que era de Jalisco ¿no?

GILBERTO VERGARA.- Sí, se publicaron cuando de hecho surgieron sino mal recuerda hace casi un mes, cuando hubo un enfrentamiento porque un cartel vino a desplazar al otro y entonces esa cosa cruenta arrojó una cantidad de muerto, de hecho, aquí del pueblo fueron como 8 que después decapitaron y subieron videos y demás, y el comisionado o el de seguridad de aquí de Michoacán, Patrón fue el que salió y dijo que eso no era de aquí, que eso era de otra parte, entonces a nosotros nos ofendió mucho.

Yo por mi parte desde aquí desde la parroquia hice, un video, una transmisión en vivo donde decía pues bueno si dicen que es otra parte pues entonces esto de dónde es, algún video donde se estaban abasteciendo al cuartel de aquí vía aérea, y nosotros decíamos, bueno mira si al mismo gobierno lo abastecen vía aérea porque saben que los caminos están truncados, ¿Eso dónde nos deja a nosotros no? O sea es otra realidad la que están viviendo, y aclaramos desde el principio que no se trata de confrontarnos con el gobierno, porque no nos conviene, no lo queremos, queremos aliarnos en un mismo trabajo por el bien del Pueblo, tampoco queremos confrontarnos con los grupos del crimen organizado.

JOAQUÍN LÓPEZ DÓRIGA.-No.

GILBERTO VERGARA.- A parte de que no nos toca.

JOAQUÍN LÓPEZ DÓRIGA.-No, pero están dejados, están abandonados.

¿Cómo viven en Aguililla, cómo se abastecen si permanentemente las carreteras están cerradas con estas brechas, vamos con estas trincheras que hace el crimen organizado?

GILBERTO VERGARA.- Pues mira, vivimos como podemos y yo creo que a todo nos vamos adaptando porque lo curioso es que la carretera principal estuvo bloqueada desde finales de diciembre del año pasado, nosotros buscábamos brechas por donde pasar, caminos largos, terribles por donde pasar hasta que nos fueron cerrando también las veredas. No hay gasolina en el pueblo se tiene que bajar desde otro municipio vecino Tundiscatío por la sierra caminando hasta 8 horas para poder traer la gasolina.

Los abarrotes obviamente ninguna distribuidor viene al pueblo que han sido muchas quemas de vehículos y siempre se va a querer arriesgar sus vehículos.

Entonces los mismos comerciantes tienen que buscar por donde traer.

Habría que decir, también por ejemplo que ya ahora que está medio abierto el camino porque es por horarios, de todas maneras muchas personas no se arriesgan a pasar por ahí, porque no solamente se trata de que vayas y surtas y traigas, sino que finalmente parece que todos están pensando que eso va a ser temporal y cuando el gobierno estatal se retire entonces vamos a pagar nuestro atrevimiento por andar pasando por fronteras que ya nos marcaron que no pasemos.

JOAQUÍN LÓPEZ DÓRIGA.-Es que además, déjeme contarle a las personas que nos ven y nos escuchan Padre Vergara, estoy hablando con el Padre Gilberto Vergara, Párroco de Aguililla.

Están ahí peleándose por esa plaza el Cártel Jalisco Nueva Generación que es el Cártel más poderoso del mundo y la llamada nueva Familia Michoacán y ahí tienen sus brazos armados, sus sicarios, uno de los Blancos de Troya, los otros los Viagras y la población, y la población es lo que menos cuenta para este gobierno, para el gobierno Federal y para el gobierno Estatal, Padre.

GILBERTO VERGARA.- Mira, entre la batalla nosotros hemos reiterado, yo lo he dicho varias veces, nosotros no somos actores activos en este conflicto, si a caso somos...

JOAQUÍN LÓPEZ DÓRIGA.-No, son víctimas.

GILBERTO VERGARA.- Nosotros somos el campo de batalla y es lo que recoge la sangre y es las cuestiones de destrucción la que nosotros tenemos y eso ha sido por mucho tiempo, ahora se ha agudizado, se ha notado, se ha visto poro la situación esto tiene mucho tiempo, y la cuestión es que nosotros todavía no alcanzamos la seguridad de que esto vaya a ser permanente.

Yo no critico el actuar del gobierno ni federal ni estatal, porque seguramente tendrán alguna muy buena estrategia, algo que estén tratando de implementar de buena manera, no lo conocemos. Lo que podemos decir es que no ha dado resultados.

JOAQUÍN LÓPEZ DÓRIGA.- Eso y porque si tienen muy buena estrategia déjeme citar no "Por sus frutos los conoceréis" de frutos cero Padre.

GILBERTO VERGARA.- Exacto, mira hay algunas cosas que van cambiando muy lentamente y sí hay que decir que fueron demasiados años que llegamos a este punto, así es que seguramente no va a ser sencillo, pero a la vez también aquí parece que hubiera como una especie de conflicto interno en los mismos estratos de gobierno porque pareciera como que el gobierno de Silvano mira algunas cosas, intenta unas cosas y el gobierno federal por otro lado ¿no?

Nosotros no les vamos a decir cómo trabajen en conjunto, ese es asunto suyo, ellos tiene que saber como gobernar, como involucrarse, como estar unidos en eso y sino lo saben tienen que investigar, son políticos, tienen que saber cómo trabajar en conjunto.

Desde gobierno Federal, estatal y gobierno municipal. Pero pareciera como que cada quien con sus intereses y sus cosas como que no se entienden y parece que no les interesa entenderse.

JOAQUÍN LÓPEZ DÓRIGA.-En fin Padre Vergara, yo reconozco la labor y la valentía de usted y que se ha convertido la parroquia de aguililla pues en el último vestigio de Dios que queda en esa tierra, en ese campo de batalla como dice usted y yo le mando un abrazo y ya sabe que aquí estamos siempre en comunicación para lo que se le ofrezca a usted y para lo que se le ofrezca a la gente de Aguililla y de todo el país, pero estamos hablando en este caso de un territorio que yo hablé alguna vez, "Tierra de nadie" no, tierra del crimen organizado por favor.

GILBERTO VERGARA.- Cierto, fíjate, aquí yo también decía una cosa, las víctimas civiles que se han dado por esta guerra absurda, a veces uno pensaría que son personas que están en el momento equivocado en el lugar no preciso o también equivocado, pero tendríamos que decir que no, este es nuestro lugar y este es nuestro momento, ese conflicto que tienen entre ellos es cosa a parte, tendrían que recibirlo de otra manera y el gobierno tendría que tener estrategias muy bien definidas y muy eficaces para luchar en contra de esto y a nosotros dejarnos vivir. No estaos pidiendo más que nuestro derecho a estar y a vivir y a desarrollarnos en este lugar.

JOAQUÍN LÓPEZ DÓRIGA.-Padre le mando un saludo, salúdeme a todo los amigos allá, a todos sus fieles y seguiremos en contacto toda las veces que usted quiera ya sabe donde estoy y yo ya también sé donde está usted.

GILBERTO VERGARA.- Muchas gracias, se agradece la atención de verás, se siente esta preocupación y de veras lo agradecemos porque sí se necesita.

JOAQUÍN LÓPEZ DÓRIGA.-Claro que sí sin duda y usted es el único sostén que tiene la gente de Aguililla y lo abrazo con cariño por eso Padre.

GILBERTO VERGARA.- Muchas gracias, no sé si el único sostén pero en realidad mira Dios se manifiesta a través de muchas, incluso a través de la prensa que ha estado muy atenta.

JOAQUÍN LÓPEZ DÓRIGA.-Bien, le mando un abrazo Padre Vergara.

GILBERTO VERGARA.- Muchas gracias.

JOAQUÍN LÓPEZ DÓRIGA.-Hasta Aguililla, ahí Aguililla sí tierra de nadie, tierra del crimen organizado, de un lado el Cártel Jalisco Nueva Generación y del otro lado la Nueva Familia Michoacana y los operadores, los asesinos, los sicarios los Blancos de Troya y los Viagras, la víctima el Pueblo como dijo el Padre "No es que estemos en un mal lugar, en un mal momento no, es que somos el campo de batalla"